La policía detiene a varios funcionarios sanitarios acusados de estafa

La Policía Federal de Brasil detuvo ayer, en el estado de Roraima, a 35 personas sospechosas de apropiación indebida de fondos pertenecientes a la Fundación Nacional de Salud, FUNASA.

FUNASA es la responsable en Roraima de la atención sanitaria de los indígenas yanomami brasileños. Este pueblo indígena tuvo su propio proyecto de atención sanitaria, patrocinado por Survival y por una ONG local, desde 1999 hasta 2004, fecha en la que el Gobierno brasileño se hizo cargo por decreto. Bajo la vigilancia de FUNASA se disparó el número de enfermedades, a pesar de que se dobló el gasto destinado a la salud de los yanomami.

El líder yanomami Davi Yanomami, ha declarado hoy: "Tienen que detener al pez gordo en Brasilia. En Roraima son peces pequeños, pero ayudan a robar. Es necesario que detengan al presidente de FUNASA y al rector de la Fundação Universidade de Brasília. Estas personas tienen ojos grandes, estómagos llenos y están robando el dinero de los pueblos indígenas de Brasil".

Davi habló desde Berlín, donde está manteniendo diversas reuniones con políticos alemanes del más alto rango.

Se estima que el grupo ha desviado cerca de 34 millones de reales brasileños (19 millones de dólares americanos) de los fondos públicos.