Los indígenas no contactados huyen de la embestida maderera

El Gobierno de Brasil ha descubierto indicios de algunos de los últimos pueblos indígenas no contactados del mundo cerca de la frontera con Perú.

Se cree que los indígenas han huido de la tala ilegal de caoba, que está afectando en forma descontrolada a grandes extensiones de la selva de Perú, destruyendo las tierras habitadas por los indígenas y forzándoles a abandonar su territorio ancestral.

Durante una inspección aérea de la zona, los funcionarios del Gobierno brasileño identificaron una comunidad y varios campamentos de caza. También hallaron árboles de caoba derribados y barriles de aceite para motosierra arrastrados por la corriente del río Envira.

El Gobierno de Brasil calcula que existen ya tres grupos diferentes de indígenas no contactados viviendo en esta región. Los funcionarios temen que con la afluencia en busca de refugio de otros indígenas no contactados de Perú, puedan desatarse conflictos fatales entre ellos.

José Carlos dos Reis Meirelles Júnior, jefe de un destacamento del Gobierno brasileño en el río Envira, ha declarado que “lo más importante no es saber quiénes son o a qué grupo pertenecen, sino protegerlos, salvaguardar su territorio y dejarles que vivan como ellos deseen".

Para Survival, a menos que el Gobierno de Perú actúe ahora para detener la tala en las tierras de estos indígenas no contactados, éstos podrían pasar perfectamente a la historia como los primeros pueblos en desaparecer en este siglo XXI.

Más información:
Ana M. Machado
Tel. 91 521 72 83
[email protected]