Cazadores bosquimanos arrestados y acusados

Dos bosquimanos han sido arrestados y acusados de cazar ilegalmente un antílope en la Reserva de Caza del Kalahari Central (RCKC). Se les obligó a pasar una noche en prisión. Al día siguiente fueron llevados a la RCKC y se les obligó a correr delante de los todoterrenos de la policía durante seis horas bajo el ardiente sol del mediodía hasta que llegaron al lugar donde habían matado un antílope gemsbok. Deberán comparecer ante los tribunales en octubre.

Uno de los hombres es Loslobe Mooketsi, que compareció como testigo en el largo juicio, aún pendiente de concluir, de los bosquimanos. También estaba entre los integrantes del grupo de bosquimanos arrestados en septiembre del año pasado por intentar llevar agua y comida a sus familiares que permanecían en la reserva; un caso que aún tiene que llegar a los tribunales.

El padre de Loslobe, Mogetse Kaboikanyo, fue uno de los últimos bosquimanos en resistirse a la expulsión de la reserva en 2002, y murió poco después en un campo de reasentamiento. Antes de ser expulsado nos dijo: "Nuestro futuro está en las vidas de nuestros hijos. Las raíces de nuestro futuro están en la caza y en los frutos que crecen aquí. Cuando cazamos, bailamos. Y cuando llega la lluvia, nos llena de alegría. Éste es nuestro lugar y aquí todo nos da vida.

El Gobierno de Botsuana se autoproclama una democracia. Pero aquí no lo es. Se nos oprime hasta la muerte, y pronto no quedará nadie".


Los bosquimanos que viven en campos de reasentamiento fuera de la Reserva de Caza sobreviven a duras penas con las escasas raciones gubernamentales que no contienen comida fresca y nutritiva. Muchas familias dicen que pasan hambre al no poder suplementar las raciones, al no haber caza, frutas silvestres o tubérculos en el terreno que rodea los campos, esquilmados antes de crear los asentamientos.

Varias docenas de bosquimanos permanecen en la RCKC, resistiéndose a todos los intentos de expulsarles. Están consiguiendo sobrevivir a pesar de la prohibición del Gobierno a toda caza o recolección en la reserva, y a la vigilancia constante de guardas medioambientales.

El mes próximo está programada la vista por parte del Alto Tribunal de Botsuana de las conclusiones finales de los abogados en el largo juicio de los bosquimanos, por el que éstos últimos luchan por su derecho a regresar a su tierra en la Reserva de Caza del Kalahari Central, y a cazar y recolectar libremente.