Una misteriosa enfermedad mata a los bosquimanos expulsados

Desde comienzos del año, en el campo de reasentamiento de Nueva Xade, al menos quince bosquimanos han muerto repentinamente por causas desconocidas y tres más están actualmente en estado crítico. Las muertes se producen al mismo tiempo que la baronesa británica Jenny Tonge y otros colegas de partido han declarado en la Cámara de los Lores que las expulsiones habían beneficiado a los bosquimanos. [Pincha aquí para leer un artículo del Guardian sobre este tema]

Gaseitsiwe Gaorapelwe murió de forma muy repentina después de que aparecieran granos por todo su cuerpo. Tras ser torturado por funcionarios de medio ambiente en el 2000 por cazar, dijo a un investigador de Survival: "¿Quién va a cuidar de mis hijos? El Gobierno me está matando".

Gaorapelwe fue expulsado de su comunidad ancestral de Molapo en febrero de 2002. En julio de ese año dijo a Survival: "Quiero regresar a Molapo. Yo no pedí que me reasentaran… Así que voy a regresar". Efectivamente regresó a Molapo a pesar del acoso del Gobierno, pero fue expulsado una vez más por policía armada en octubre de 2005.

La organización bosquimana First People of the Kalahari dijo en una nota de prensa la semana pasada: "Desde mediados de enero aún más gente está muriendo [en Nueva Xade] de lo común desde que nuestras expulsiones de la Reserva de Caza del Kalahari Central (RCKC). Están muriendo rápidamente con vómitos y dificultades para respirar. Las autoridades lo saben pero hasta ahora no hemos visto que médico alguno haya venido a Nueva Xade para averiguar qué ocurre… Esto muestra que lo que el Gobierno dice de que Nueva Xade es un lugar para desarrollar a los bosquimanos no es cierto".

La baronesa Tonge calificó a los bosquimanos de vivir en la "Edad de Piedra" y de ser "primitivos" en un debate de la Cámara de los Lores de este mismo mes, y aseguró que el Gobierno de Botsuana les había expulsado para proporcionarles "educación y desarrollo". Lord St. John de Bletso añadió: "Muchos bosquimanos han puesto objeciones, pero en mi opinión se ha hecho lo mejor para muchos de los bosquimanos".

Las catastróficas implicaciones sanitarias de trasladar a los pueblos indígenas fuera de su tierra están bien documentadas. La tasa de suicidio de los innu del norte de Canadá, que fueron trasladados por el Gobierno en los años 60, es al menos doce veces superior a la media nacional. Más del 50% de los innu tiene diabetes. Ni el suicidio ni la diabetes conocían los innu antes de perder su tierra.

Más información:
Ana M. Machado
[email protected]
Tel. 915 217 283

Survival dispone de material gráfico y audiovisual de calidad profesional para ilustrar esta noticia.

Pincha aquí para ver un vídeo de Gaseitsiwe Gaorapelwe describiendo su tortura (en inglés)