Veinte indígenas tupinikim y guaraní heridos en expulsiones por la policía

Al menos veinte indígenas tupinikim y guaraní resultaron heridos de gravedad la semana pasada cuando 120 policías federales intentaron expulsarles de su tierra en nombre de la empresa Aracruz Cellulose.

La policía invadió los poblados indígenas de Córrego D'Ouro y Olho D'Água en el estado de Espírito Santo el viernes 20 de enero, disparando pelotas de goma y destruyendo casas. Los policías iban además armados con gas lacrimógeno y metralletas.

Las comunidades tupinikim y guaraní, cansadas de esperar a que su tierra fuera oficialmente reconocida, la habían reocupado en mayo de 2005 y habían marcado sus límites. Su tierra había estado en manos de Aracruz Cellulose durante casi cuarenta años.

La empresa había obtenido una orden de expulsión de un tribunal local, pero según las organizaciones de derechos humanos locales, los indígenas no habían recibido ningún aviso previo. Las organizaciones locales alegan además que la maquinaria empleada para destruir las casas de los indígenas había sido proporcionada por Aracruz Cellulose.