Indígenas expulsados de tierras, terratenientes queman casas

Cerca de 100 policías federales expulsaron de su tierra el jueves pasado por la mañana a los indígenas guaraní-kaiowá de Ñanderú Marangatú, en el estado brasileño de Mato Grosso do Sul. Ñanderú Marangatú fue reconocido oficialmente como la tierra de los guaraní-kaiowá en marzo de este año, pero los terratenientes están impugnando el reconocimiento en el Tribunal Supremo de Brasil.

Eviction of the Guarani Kaiowá from Ñanderú MarangatúLos helicópteros de la policía sobrevolaron a baja altura el área hasta que los 400 indígenas la hubieron abandonado. El presidente de Brasil, Lula, firmó la demarcación de Ñanderú Marangatú en marzo, después de que los guaraní hubiesen pasado muchos años viviendo en una diminuta parcela de nueve hectáreas y haciendo campaña para que su tierra les fuera devuelta. La firma del presidente suele suponer el último paso legal en el proceso de demarcación.

La expulsión hace resurgir el espectro de la inanición entre los guaraní. La tribu apareció en los titulares a comienzos de este año después de que se hubiese descubierto que decenas de niños habían muerto por inanición a causa de la falta de tierra.

Con la presente acción, se
Eviction of the Guarani Kaiowá from Ñanderú Marangatú está confinando a los indígenas a un rincón de 30 hectáreas de Ñanderú Marangatú. Muchos están construyendo refugios junto a la carretera al no haber suficiente espacio. Los indígenas habían dedicado gran parte del año a sembrar cosechas en algunas zonas del área de 9.300 hectáreas legalmente reconocido.

Uno de los hombres guaraní expulsados ha declarado a Survival: "Los helicópteros volaban muy bajo sobre la zona. Los niños lloraban y gritaban. Tres personas se desmayaron y tuvieron que ser llevadas al hospital. Todo el mundo lloraba y permanecía en el arcén de la carretera sin nada que les protegiese bajo el sol abrasador. No tenemos nada para comer. Los terratenientes quemaron toda nuestra comida, nuestra ropa y nuestros documentos cuando la policía no estaba. Quemaron 15 casas. Lo único que nos han dejado es la ropa que llevamos puesta."

"Fue horrible. No fue pacífico como dice la prensa brasileña. Eso fue lo peor. Todos están traumatizados. Yo estaba allí y lo vi. La gente dice que se suicidará."

Dos periodistas de la televisión pública holandesa fueron arrestados durante la expulsión.

Más información:
Ana M. Machado
[email protected]
Tel. 915 217 283

Survival dispone de material gráfico y audiovisual de calidad profesional.