“Descarado y desvergonzado”: indignación por la apertura de una Escuela Fábrica por una controvertida empresa minera india

El primer ministro de Odisha y Priti Adani, esposa del fundador de Adani, en la inauguración de la nueva escuela Adani-KISS, enero de 2020.

El primer ministro de Odisha y Priti Adani, esposa del fundador de Adani, en la inauguración de la nueva escuela Adani-KISS, enero de 2020.

© 5dariyanews

Una controvertida empresa minera india, cuyas operaciones suponen una amenaza para las tierras, los bosques y los lugares sagrados vitales para miles de familias indígenas, ha abierto una escuela residencial para niños y niñas indígenas en el estado de Odisha, India, con el propósito de “transformarlos”.

Adani, una empresa cuyo valor asciende a 13.000 millones de dólares, está rodeada de polémica en India y Australia. En India, sus minas de carbón ponen en peligro los bosques y los medios de sustento de miles de indígenas de las tribus gond, santhal y munda.

La nueva escuela para niños y niñas indígenas es obra de una cooperación con KISS (Kalinga Institute for Social Sciences), cuya escuela para 27.000 niños y niñas tribales en Odisha es el mayor internado indígena del mundo. KISS se vanagloria de que la institución convierte “a consumidores de impuestos en contribuyentes; de ‘pasivos’ en ’activos’”.

Survival International ha lanzado recientemente una campaña contra esta clase de “Escuelas Fábrica”, que practican la aniquilación cultural sistemática disfrazada de educación y que enseñan a los menores indígenas a sentirse avergonzados de su identidad y de su origen.

Con motivo de la inauguración de la nueva escuela, Priti Adani, esposa de Gautam Adani, fundador de la empresa Adani, habló de la necesidad de una “transformación social” de los niños y niñas indígenas.

La activista india Soni Sori, defensora de los derechos de los pueblos indígenas, declaró: “Nos oponemos a esta clase de educación, venga de donde venga, de Adani o de quien sea. Imparten este tipo de enseñanza porque quieren que nuestros hijos odien la selva. Quieren que nuestros hijos odien su propia cultura. Quieren distanciar a los menores de sus padres.”

La activista Soni Sori, defensora de los derechos de los pueblos indígenas.

La activista Soni Sori, defensora de los derechos de los pueblos indígenas.

© Survival

Jo Woodman, investigadora de Survival International, ha declarado hoy: “El proyecto subyacente de esta escuela está claro: Adani desea tierras indígenas, y la resistencia indígena es un estorbo importante para ello. Esta escuela es un intento descarado y desvergonzado de ‘reprogramar’ a una generación de niñas y niños indígenas para que consideren ‘buena’ la minería y ‘malo’ o ‘retrógrado’ su vínculo espiritual y cultural con su tierra. El hecho de que KISS se asocie hasta este punto con una empresa tan nefasta para los derechos de los pueblos indígenas en India y Australia saca a la luz su verdadera faz.”

Stephen Corry, director de Survival International, ha declarado hoy: “Arrebatar la identidad ‘tribal’ a los niños y niñas indígenas ha sido un arma importante en el proceso de destrucción de las minorías por parte de la sociedad dominante, que pretende robarles sus tierras y sus recursos. Comporta un sufrimiento inmenso. Esto se considera ahora vergonzoso y criminal en Norteamérica y Australia, pero en India no solo se mantiene, sino que está creciendo. Como es habitual, afirma que beneficia a las mismas víctimas que en realidad está destruyendo. La cooperación de Adani con KISS constituye otra iniciativa descarada en el proyecto empresarial de erradicar la diversidad humana real: debería preocupar a todas las personas que defienden el planeta y a sus pueblos.”