Asesinado un líder indígena wajãpi en la Amazonia brasileña

Hombres wajãpis en el norte de la Amazonia brasileña.

Hombres wajãpis en el norte de la Amazonia brasileña.

© Fiona Watson/Survival

Un líder del pueblo indígena wajãpi ha sido asesinado en Brasil.

El cuerpo de Emyra Wajãpi fue hallado por miembros de la tribu el pasado 23 de julio. APINA, la asociación de comunidades wajãpis, ha difundido un comunicado en el que declara que, aunque ningún wajãpi presenció el crimen, creen que Emyra fue asesinado por foráneos el día anterior.

El 26 de julio los wajãpis de la comunidad de Yvytotõ (en la región donde ha tenido lugar el asesinato) denunciaron que buscadores de oro fuertemente armados habían invadido su aldea. Los mineros les amenazaron y ocuparon por la fuerza una casa wajãpi.

Toda la comunidad huyó a otra aldea vecina, desde donde enviaron un mensaje de socorro por radio pidiendo ayuda a la policía federal. Un equipo de la policía llegó al territorio wajãpi el 28 de julio.

COIAB, la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Amazonia Brasileña, ha difundido un comunicado donde expresan su indignación por las invasiones de territorios indígenas, que atribuyen a “los posicionamientos intransigentes, irresponsables, autoritarios, prejuiciosos, arrogantes e irrespetuosos del actual Gobierno, especialmente del presidente Jair Bolsonaro, como sus ataques a los derechos de los pueblos originarios de este país”.

Los guaraníes de la parte centro-occidental de Brasil, por su parte, han expresado: “Convocamos a todos y todas para luchar y resistir junto a los pueblos indígenas contra el ataque genocida en marcha reactivado por el actual Gobierno”.

El director de Survival International ha afirmado que: “Los recientes comentarios del presidente Bolsonaro de abrir los territorios indígenas a la minería están envalentonando a buscadores de oro ilegales y a otros invasores. Prácticamente ha declarado la guerra a los pueblos indígenas de Brasil. Ellos, y sus aliados por todo el mundo, no dejarán de contraatacar”.

Survival International condena la invasión ilegal del territorio wajãpi por los mineros de oro y pide al Gobierno que los expulse y los lleve ante la justicia.

Los indígenas wajãpis fueron contactados por foráneos en 1973, cuando la dictadura militar construyó una carretera que atravesaba parte de su tierra. Esta abrió el camino para múltiples invasiones de buscadores de oro que provocaron una destrucción inmensa de la selva y propagaron enfermedades que mataron a muchos wajãpis.

Los wajãpis han luchado durante años por sus derechos territoriales, llegando a mapear por sí mismos su territorio. Este fue finalmente reconocido en 1996.

Actualmente, su población es de unas 1.500 personas y dependen por completo de la selva y de los ríos para su medio de vida y, como todos los pueblos indígenas, mantienen una profunda conexión espiritual con su tierra. Un hombre wajãpi le dijo a Survival: “Nuestra vida depende de la vida de la tierra y del bosque”.