Las protestas se llevaron a cabo ayer a las afueras de la “Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje de Londres 2014” para denunciar las penurias padecidas por los últimos cazadores bosquimanos de África.

Las protestas se llevaron a cabo ayer a las afueras de la “Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje de Londres 2014” para denunciar las penurias padecidas por los últimos cazadores bosquimanos de África.

© Survival International

Enérgicas protestas en las proximidades de la conferencia contra los furtivos en Londres pusieron de relieve el devastador impacto del veto a la caza a los últimos cazadores bosquimanos de África que viven en Botsuana. Según informaciones Ian Khama, presidente de Botsuana, acudiría al evento junto al Príncipe Carlos y el Príncipe Guillermo.

Los manifestantes concentrados a las afueras del recinto donde se realizó la “Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje de Londres 2014” corearon consignas de protesta y mostraron pancartas en las que se leía “Botsuana: los cazadores bosquimanos no son furtivos”.

Botsuana está persiguiendo a los bosquimanos de la Reserva de Caza del Kalahari Central en nombre de la conservación de la vida salvaje impidiendo que cacen en el interior de la reserva. Pero los bosquimanos no representan una amenaza para la vida salvaje junto a la que han vivido de forma sostenible durante siglos.

Recientemente la hipocresía del Gobierno de Botsuana fue puesta en evidencia gracias a informaciones reveladoras de que grandes zonas de la CKGR habían sido arrendadas para la práctica de la fractura hidráulica, y de que Gem Diamonds proyectaría iniciar sus operaciones dentro de la reserva en octubre de este año.

Una sentencia del Tribunal Supremo de 2006 ratificó los derechos de los bosquimanos a vivir y cazar en la CKGR pero el Gobierno continúa intimidando, torturando y arrestando a los bosquimanos por cazar. La mayoría de los bosquimanos son obligados a solicitar permisos restrictivos para entrar a su tierra ancestral en la reserva, una política que ha sido vinculada a las odiosas leyes segregacionistas bajo el apartheid de Sudáfrica.

Los bosquimanos son privados de cazar animales en sus tierras ancestrales en nombre de la conservación, una medida que un juez comparó con condenar a “la muerte y la hambruna” a la tribu

Los bosquimanos son privados de cazar animales en sus tierras ancestrales en nombre de la conservación, una medida que un juez comparó con condenar a “la muerte y la hambruna” a la tribu

© Survival International

Un juez del Tribunal Supremo involucrado en el caso judicial de 2006 dijo que la negativa del Gobierno a permitir la caza a los bosquimanos “era comparable a condenar a (los bosquimanos) a la muerte y la hambruna”.

Survival ha lanzado un boicot turístico a Botsuana y una campaña publicitaria recalcando el empecinamiento del Gobierno por expulsar a los bosquimanos de sus tierras ancestrales. El boicot ha sido apoyado por miles de turistas, viajeros y personalidades como las actrices Gillian Anderson, Joanna Lumley, y Sophie Okonedo, el actor Mark Rylance y el ilustrador Quentin Blake.

El director de Survival, Stephen Corry, declaró: “El presidente Khama no debería esconder la persecución de los bosquimanos tras la máscara del conservacionismo. Prohibir la caza a los bosquimanos mientras al mismo tiempo abren la reserva al fracking y la minería es una auténtica hipocresía”.

Nota para periodistas:

- La Reserva de Caza del Kalahari Central fue establecida en 1960 para proteger el territorio de los bosquimanos y la vida salvaje de la que dependen. Pero entre 1997 y 2005 los bosquimanos fueron brutalmente expulsados de sus territorios en tres oleadas.

- Descargar imágenes en alta resolución de la protesta:

Manifestantes a las afueras de la Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje en Londres 2004.

Manifestantes a las afueras de la Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje en Londres 2004.

© Survival International

Manifestantes a las afueras de la Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje en Londres 2004.

Manifestantes a las afueras de la Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje en Londres 2004.

© Survival International

Manifestantes a las afueras de la Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje en Londres 2004.

Manifestantes a las afueras de la Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje en Londres 2004.

© Survival International

Manifestantes a las afueras de la Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje en Londres 2004.

Manifestantes a las afueras de la Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje en Londres 2004.

© Survival International

Manifestantes a las afueras de la Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje en Londres 2004.

Manifestantes a las afueras de la Conferencia sobre Comercio Ilegal de la Vida Salvaje en Londres 2004.

© Survival International