Testigo revela la farsa del argumento del Gobierno

Joseph Matlhare, testigo del Gobierno, ha revelado que el argumento según el cual los bosquimanos fueron expulsados debido a que el suministro de servicios a su reserva era "demasiado caro" fue una farsa.

El anterior director del Departamento de Medio Ambiente afirmó que expedir los permisos de caza constituía un "servicio". En 2002, el Departamento interrumpió el suministro de agua, y otros servicios, y dejó de expedirles permisos de caza a los bosquimanos de la Reserva de Caza del Kalahari Central.

Cuando ayer, durante el juicio, le preguntaron sobre los costes que se habían ahorrado al no permitir a los bosquimanos cazar, Matlhare sólo pudo enumerar el coste del papel en el que se imprimían los permisos de caza y el coste del viaje anual a la reserva para repartir dichos permisos.

Los bosquimanos que vivían en la reserva dependían de la caza para alimentar a sus familias. Cuando en 2002 les retiraron sus licencias de caza, se vieron obligados a trasladarse a campos de reasentamiento inhóspitos donde dependen de las limosnas del Gobierno.

El Gobierno de Botsuana ha alegado con frecuencia que se consultó a las personas que vivían en la reserva acerca de la interrupción de los servicios en la misma. Sin embargo, Matlhare se vio obligado a admitir durante el contrainterrogatorio que la decisión de interrumpir los servicios se había tomado antes de informar a los bosquimanos.