Survival denuncia que se conceda el premio al “buen Gobierno” a Mogae

Survival International ha criticado hoy a la Mo Ibrahim Foundation [Fundación Mo Ibrahim] por conceder el premio al “Éxito en Liderazgo Africano” a Festus Mogae, ex-presidente de Botsuana que lideró la expulsión de los bosquimanos del Kalahari de su tierra.

El Gobierno de Festus Mogae expulsó a los bosquimanos de sus tierras ancestrales en la Reserva de Caza del Kalahari Central en el año 2002, y les prohibió la caza y la recolección.

Los cazadores bosquimanos fueron arrestado y torturados; a los que protestaban pacíficamente contra las expulsiones fueron arrestados y disparados; y al menos una mujer murió de inanición y sed cuando el Gobierno cerró las fronteras de la reserva.

Los bosquimanos presentaron una demanda judicial contra el Gobierno y, en el año 2006, el Tribunal Supremo de Botsuana declaró las expulsiones “ilegales e inconstitucionales”. Uno de los jueces dijo que la negativa gubernamental a permitir a los bosquimanos cazar “era equivalente a condenar a muerte [a los bosquimanos] por inanición”.

A pesar de ello, el Gobierno, presidido por Mogae hasta el pasado mes abril, sigue impidiendo a los bosquimanos regresar a su hogar. Les impide extraer agua de un pozo que permanece sin usar en una de sus comunidades o cazar para obtener comida.

El Gobierno de Botsuana sigue adelante con sus planes de llevar a cabo prospecciones de diamantes y de desarrollar el turismo en la tierra de los bosquimanos.

Stephen Corry, director de Survival, declaró hoy que “no es tan difícil satisfacer a la mayoría, pero el buen gobierno necesita respetar a las minorías, en especial a aquellas discriminadas como los bosquimanos del Kalahari. El mandato de Mogae dio la vuelta a décadas de respeto tácito a los derechos territoriales de los bosquimanos. Lo que él comenzó todavía hoy amenaza la supervivencia de los pueblos indígenas bosquimanos del Kalahari Central. Este premio convierte el ‘buen gobierno’ en una burla”.

El Premio Mo Ibrahim está dotado con 5 millones de dólares a lo largo de 10 años y con 200.000 dólares anuales una vez transcurrida esa década. El comité encargado de conceder el premio incluía al Ex-Secretario General de la ONU, Kofi Annan, y a la Ex-Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Mary Robinson.