La policía levanta la barricada de los penan

La policía malasia ha retirado la barricada construida por los miembros de un pueblo indígena nómada que durante dos años ha estado evitando que los madereros arrasaran su hogar en la selva tropical.

Los nómadas penan, que dependen exclusivamente de la selva para obtener alimento y refugio, habían bloqueado un camino de tala en un intento de detener la destrucción de una de las últimas áreas de selva tropical virgen que aún quedan en la provincia de Sarawak, pero la empresa maderera Samling, cuya concesión abarca el territorio de los nómadas, ha talado ya gran parte del área de selva de los indígenas.

En junio de 2006, las autoridades malasias anunciaron que retirarían el bloqueo, cercano a la comunidad de Long Benali, y que arrestarían a cuatro jefes penan; sin embargo, gracias a las protestas de los simpatizantes de Survival y de personas de todo el mundo, no se tomó ninguna medida. Hoy, de nuevo, es necesario que estas protestas tengan lugar a nivel mundial, a fin de paralizar la reanudación de la explotación maderera.

Pese a la destrucción de la barricada, los penan continuarán oponiéndose a las actividades de Samling. Según las palabras de uno de los indígenas, “Si no nos enfrentamos ahora a los madereros, toda la selva que queda en la zona del Alto Baram habrá desaparecido dentro de dos años”.

El bloqueo se localiza en un área destinada por el Consejo de Certificación de Maderas de Malasia (MTCC) a la “explotación forestal sostenible”. Sin embargo, este certificado no reconoce que la explotación tiene lugar en la Tierra Consuetudinaria Nativa del pueblo penan, que nunca ha consentido la tala.