Los manifestantes abordaron a visitantes de la feria de turismo ITB en Berlín para poner de relieve la persecución de los últimos cazadores bosquimanos de África por parte de Botsuana.

Los manifestantes abordaron a visitantes de la feria de turismo ITB en Berlín para poner de relieve la persecución de los últimos cazadores bosquimanos de África por parte de Botsuana.
© Survival

Simpatizantes y activistas que apoyan a los bosquimanos de Botsuana desarrollaron acciones de protesta en dos ferias de turismo, celebradas en Nueva York y Berlín, respectivamente, para denunciar la persecución de los últimos cazadores bosquimanos de África a manos del Gobierno de Botsuana tras protestas similares realizadas en Londres, Madrid y Milán.

Cientos de folletos fueron distribuidos entre los visitantes y profesionales de la industria turística que acudieron a la feria neoyorquina New York Times Travel Show y al Internationale Tourismubörse de Berlín, llamando a un boicot turístico a Botsuana hasta que se permita a los bosquimanos vivir en paz en sus tierras en la Reserva de Caza del Kalahari Central.

Botsuana está utilizando imágenes idílicas de los bosquimanos para atraer a turistas al país mientras los conduce fuera de su territorio ancestral al restringir el libre acceso de la tribu a la reserva. Sus miembros también han sufrido arrestos y torturas por practicar la caza, su principal medio de subsistencia.

El trato propinado por Botsuana a los bosquimanos viola la histórica sentencia judicial emitida en 2006 por el Tribunal Supremo del país que garantiza el derecho de los bosquimanos a vivir y cazar en su reserva después de que fueran brutalmente expulsados a expensas del Gobierno.

Varios folletos fueron distribuidos entre los profesionales de la industria turística y los visitantes que acudieron al New York Times Travel Show instándolos a unirse al boicot turístico a Botsuana.

Varios folletos fueron distribuidos entre los profesionales de la industria turística y los visitantes que acudieron al New York Times Travel Show instándolos a unirse al boicot turístico a Botsuana.

© Survival

Los bosquimanos requieren de un permiso obligatorio de un mes de duración para acceder a la reserva que ha sido vinculado a las odiosas leyes segregacionistas durante el apartheid de Sudáfrica. Otras voces críticas de reconocidos periodistas como John Simpson, editor de la BBC, también han denunciado el trato degradante que Botsuana dispensa a los bosquimanos.

El boicot turístico a Botsuana impulsado por Survival ha sido respaldado por varias compañías de viajes, entre ellas la española Horizonte Paralelo, y más de 7.000 turistas de todo el mundo se han comprometido a no viajar al país.

El director de Survival International, Stephen Corry, declaró hoy: “Estas protestas pisan los talones al anuncio público del presidente Khama de que Survival está incluida en la lista negra de Botsuana. Se trata de otro auto gol para el Gobierno de Botsuana. Muchos de los trabajadores de Survival (yo incluido) ya hemos sido vetados del país desde hace años, así que el único éxito de Khama ha sido atraer la atención sobre la disposición del Gobierno de silenciar toda oposición. Engrosar la lista negra junto a todos aquellos que critican tu régimen lleva a plantearse: ¿qué tiene que esconder Botsuana?"