Email urgente

Pide a United for Wildlife que no ignore a los indígenas


En enero de 2014, el príncipe Guillermo de Inglaterra lanzó una iniciativa conocida como United for Wildlife (Unidos por la Vida Salvaje). Las mayores organizaciones conservacionistas del mundo han unido fuerzas para frenar el tráfico ilegal de animales salvajes.

Sin embargo, United for Wildlife no ha reconocido que en muchos países la caza de subsistencia que practican los pueblos indígenas se considera ilegal.

A los pueblos indígenas se les impide cazar para alimentar a sus familias en “zonas de conservación” creadas sobre sus tierras ancestrales, de las que han dependido y que han gestionado durante miles de años.

En Botsuana, a los bosquimanos se les acusa de “furtivos” pese a que cazan para alimentarse. Se enfrentan a arrestos y palizas, tortura y muerte, mientras se fomenta la caza mayor entre quienes pagan por ella.

Por favor, escribe a United for Wildlife pidiendo que reconozca públicamente los derechos de los pueblos indígenas para garantizar que se pone fin a estos abusos.

Si nuestro sistema de envío automático no te funciona puedes copiar el siguiente texto, o uno propio, para enviar un mensaje desde tu email a las direcciones disponibles en el campo “Direcciones de envío.”


Para: Sr Nicholas Booth

Direcciones de envío:[email protected]

Estimado Sr Booth:

En el marco de su campaña contra la caza furtiva, me preocupa mucho que United for Wildlife no haya tenido en cuenta los derechos de los pueblos indígenas y tribales.

Si United for Wildlife no reconoce estos derechos, existe un riesgo real de que los programas que pretenden combatir el tráfico ilegal de animales salvajes persigan en su lugar a los indígenas que dependen de la caza de subsistencia para sobrevivir.

En muchos casos los Gobiernos no diferencian entre la caza furtiva y la caza de subsistencia que practican los pueblos indígenas y tribales. Un descuido de este calibre atenta contra el derecho internacional y pone en extremo peligro las vidas de los pueblos indígenas.

En Botsuana, decenas de bosquimanos han sido golpeados, acosados, torturados e intimidados por los guardaparques y la policía paramilitar. Muchos han experimentado tanto temor por cazar para alimentar a sus familias que se han visto obligados a abandonar su tierra ancestral.

Lo insto a garantizar que United for Wildlife reconozca públicamente los derechos de los pueblos indígenas y que aliente activamente a los gobiernos a que respeten dichos derechos.

Atentamente,