Email urgente

¡Los pueblos no contactados de Perú no pueden esperar más!

La Sierra del Divisor es un entorno único y de enorme biodiversidad, el hogar de muchos pueblos indígenas no contactados.

La Sierra del Divisor es un entorno único y de enorme biodiversidad, el hogar de muchos pueblos indígenas no contactados.
© Diego Pérez Romero

Hasta 27 años de supuestos “trámites” lleva el Estado peruano dilatando el proceso de establecimiento de las Reservas Indígenas, de las que dependen los pueblos no contactados y en contacto inicial (PIACI) para sobrevivir.

¡Basta ya! Demorar aún más el establecimiento y la protección de las reservas es inmoral, ilegal y genocida.

El lobby de las empresas extractivas con interés sobre la región es muy fuerte. Los pueblos indígenas de Perú necesitan de sus aliados en todo el mundo para poder proteger la vida de los pueblos no contactados.

Por favor, actúa por los pueblos más vulnerables del planeta. Envía un email al gobierno de Perú exigiendo que concluya los procesos de establecimiento y protección de las reservas indígenas, y que expulse a las empresas extractivas de sus territorios. Solo así podrán sobrevivir y prosperar.

Emails enviados :  ¡Ayúdanos a conseguir 15.000!



Para: Presidente de la República Francisco Sagasti, Ministro Alejandro Neyra y Ministro Eduardo Vega

Direcciones de envío:[email protected][email protected][email protected]

CC email addresses: [email protected]

Señor Presidente de la República Francisco Sagasti, Ministro Alejandro Neyra y Ministro Eduardo Vega:

Me preocupa enormemente que el proceso de creación de cinco reservas indígenas para la protección de los pueblos indígenas no contactados (R.I. Kakataibo, R.I. Yavarí-Mirim, R.I. Napo-Tigre, R.I. Sierra del Divisor Occidental y R.I. Atacuari) dure ya 27 años y aún no se haya completado.

Los pueblos indígenas no contactados son los más vulnerables del planeta y dependen de sus tierras para sobrevivir. Son ciudadanos peruanos de pleno derecho y su gobierno tiene el deber de proteger sus vidas, sus territorios y sus derechos, cumpliendo con la legislación nacional e internacional.

Junto a las organizaciones indígenas del Perú, les insto a que concluyan con extrema urgencia la categorización de las cinco Reservas Indígenas, a que les brinden protección permanente y a que expulsen de inmediato a las empresas extractivas de sus territorios, lo que incluye detener todas las concesiones extractivas en dichas áreas.

Los ataques a los indígenas de su país constituyen una agresión al corazón y al alma de su nación y una amenaza para toda la humanidad.

Atentamente,